ALIANZA PLEYADIANA / ARCTURIANA – EL GRUPO DE ATERRIZAJE – Parte 4

 

31-3-13

EL GRUPO DE ATERRIZAJE – Parte 4


HABLA MYTRA:

Debo disculparme por nuestra historia moviéndose a través de diferentes líneas de tiempo. Verán nuestra Nave ha entrado en la mitad de la cuarta dimensión de su planeta Tierra. Por lo tanto, nuestras transmisiones a ustedes están grandemente interrumpidas por el tiempo diferencial entre la cuarta dimensión y su mundo físico tridimensional.

 

Además, su mundo físico tridimensional está expandiendo su esencia hacia la expresión tetradimensional de su realidad. Algunos de ustedes son capaces de seguir la expansión de la conciencia de Gaia hacia las frecuencias superiores de la Tierra multidimensional y algunos de ustedes no.

 

Por eso, estamos sólo en comunicación con aquellos de ustedes que puedan expandir su conciencia lo suficiente para calibrar su atención con la versión tetradimensional media de su realidad. Sabemos que esta expansión de su conciencia puede ser de alguna forma confusa para ustedes porque ustedes también están sosteniendo una forma física en la tercera dimensión.

 

Sin embargo, si son capaces de sintonizarse con nuestro mensaje, están bastante conscientes de su naturaleza multidimensional. Por eso, pueden también entender que hay muchas versiones y frecuencias de la realidad nadando juntas en el gran flujo cósmico del UNO.

 

Al volverse su conciencia calibrada con el brazo expandido de las frecuencias superiores de la Nueva Tierra de Gaia, ustedes fluirán hacia las expresiones superiores de su realidad planetaria. Estas frecuencias superiores de la Tierra fluyen todas en el Mar Cósmico del AHORA del UNO.

 

Dentro de este Mar Cósmico, las líneas de tiempo de la “vida en la Tierra” se entremezclan como corrientes en el océano. Debido a esta mezcla de diferentes líneas de tiempo y a las frecuencias de su cambiante realidad, es común para ustedes, nuestros ascendentes, experimentar simultáneamente más de una realidad.

 

Dejamos, o estamos experimentando aún, nuestra interacción con nuestra primera persona contacto. Es muy común  para aquellos viviendo en una realidad polarizada pensar que una experiencia puede ser peligrosa. Este es el pensamiento de cuidado que es necesario para vivir en una realidad polarizada.

 

Les recordamos ahora los últimos pensamientos de nuestro contacto, “Él desea decirme algo, pero tenía una sensación de que eso pudiera no gustarme. Afortunadamente, tengo que irme, así que puedo cerrar esta comunicación por ahora”.

 

EL CONTACTO HUMANO CONTINÚA:

 Pasé mi mañana con la sensación de que el alto hombre rubio con ojos azules me estaba mirando. Lo interesante era que su observación no se sentía invasiva. De hecho, se sentía bastante cómoda; como si alguien que me amara me estuviera observando para asegurarse de que estuviera bien. No obstante, nunca había conocido a este hombre antes, así que, cómo podía amarme? Sin embargo, él parecía irradiar amor.

 

Eventualmente, el trabajo de mi día tomó mi mente y olvidé al hombre, así como el sentimiento de amor. Después de todo, cuán a menudo las personas caminan sintiendo a su alrededor una radiación de amor? Para la hora de dormir había olvidado completamente mi experiencia de estar protegido por el amor y fui a dormir, demasiado cansada de mi día atareado para siquiera reflexionar lo que había sucedido.

 

Recordé que pagué las cuentas. Recordé haber ido a la gasolinera, el almacén y el banco. Recordé ir a trabajar. Pero no recordé al hombre con el sentimiento amoroso. Por qué?

 

Por qué recordaba todo lo aburrido, las cosas para sobrevivir y olvidé el sentimiento de amor? No obstante, me di cuenta de que estaba deseando que alguien me cuidara y me enviara amor.  Caí dormida sintiéndome deprimida por la soledad de mi vida.

 

Desperté la mañana siguiente en el tiempo usual y me arrastré fuera de la cama. Estaba exhausta y sentía como si hubiese dormido ni siquiera un poco. Sin embargo, me acordaba de sentir lástima por mí misma cuando quedé dormida. Entonces, cuando me metí en la ducha y sentí el agua caliente golpeándome la cabeza, me acordé de algo.

 

Por un breve momento, me vi a mí misma en una habitación muy grande con muchas personas que no conocía. Incluso entonces, no recordé aún al alto hombre rubio con los ojos azules. Estaba muy ocupada. Tenía que desayunar. Tenía que hacer algunas llamadas y luego tenía que aprontarme para trabajar. Tenía que hacer mi día, así como todos los días.

 

No obstante, al salir de la ducha, encontré que NO deseaba hacer que este día fuera como todos los otros días. Algo había sucedido, pero no podía siquiera recordarlo. Decidí ponerme mi túnica y meditar. Lo que fuera que hubiese sucedido ayer me enojó de gran manera. Tenía que encontrar qué era y liberarlo de manera de no estar malhumorada todo el día.

 

Fui a la otra habitación, encendí algunas velas y puse un poco de música suave. La meditación significaba que no desayunaría. Tenía hambre, de hecho estaba hambrienta por algo más. Desafortunadamente,  no sabía qué era ese algo más.

 

Me sorprendió cuán rápido entré en meditación profunda. Era como si estuviera buscando algo o a alguien. Con ese pensamiento vi repentinamente al hombre alto con cabello rubio y ojos azules.

 

Sólo tuve un breve vistazo de él, y luego dudé de mí misma. Tan sólo un segundo de duda y el hombre desaparecía. Por supuesto, sabía que no era un hombre real, ya que él estaba sólo en mi imaginación. No obstante, deseaba mucho pasar algo de tiempo con ese hombre imaginario. En ese breve vistazo sentí tanto amor que deseaba que el regresara.

 

Por lo tanto, traté y traté de hacerlo regresar. Por qué se había ido tan rápido? Por qué no regresaba? Me estaba volviendo enojada. Estaba enojada con él por dejarme tan pronto y enojada conmigo misma porque – bueno – no sabía por qué estaba enojada conmigo misma.

 

De hecho, el enojo conmigo misma se sentía normal. De una forma enferma se sentía cómodo. Si estaba enojada conmigo misma en vez de estar enojada con otros o con la condición general de mi vida entonces al menos no era una víctima. Y entonces comencé a llorar.

 

Lloré y lloré. De hecho, lloré tanto que tuve que reportarme enferma al trabajo. Fui a la cama nuevamente y lloré algo más. Por qué estaba llorando? No podía ser posible estar llorando debido a un hombre imaginario que mantenía olvidado.

 

Pero, mis lágrimas eran sobre el olvido. Mientras estaba recostada en la cama entre mis lágrimas y mi miseria, me di cuenta de que había mucho que había olvidado. No podía recordar qué era ese “mucho”, pero sentía el agujero en mi corazón. Tenía que haber más en la vida que hacer diligencias y hacer el trabajo. Tenía que haber!

 

Entonces recordé que cuando era niña siempre jugaba con gente imaginaria. También recordé cómo estas personas imaginarias me enviaban amor y comprensión, lo cual era mucho más gratificante que cualquier cosa que tuviera en el mundo exterior.

 

De hecho, recordé cómo tenía un mundo interior y un mundo exterior. Dentro estaba lleno de Hadas, Ángeles y personas como el hombre rubio y alto con ojos azules. Entonces realmente lloré. Sollocé hasta que apenas podía respirar. De repente, me sentí muy sola – sola para mi vida interior. Cómo había podido olvidar lo que me había hecho más feliz que nada de lo que encontraba en mi mundo externo? Con ese pensamiento, caí en un sueño inquieto.

 

Cuando finalmente desperté era mediodía. Todo lo que podía recordar eran fragmentos y piezas de estar de vuelta en aquella habitación con un grupo de personas. Alguien nos estaba hablando. En realidad, era más como que algo estaba hablándonos porque ciertamente no era humano. De hecho, parecía ser alto, tenía una luz brillante que cada tanto enviaba un rayo casi como un brazo.

 

Estaba hipnotizada por este Ser y sentí tal amor, no sólo viniendo de él, sino también viniendo de mí. Amaba a este Ser tanto. No era como un amor romántico, o siquiera un amor humano. Era un amor espiritual como el que solía sentir por el Ser que me miraba así cuando era una niña.

 

Fue entonces que comencé a recordar. Luego, fuera de mi control caí en un trance profundo. Estaba en aquella habitación con el gran Ser hablándonos, y estaba sentada junto al hombre alto con el cabello rubio y los ojos azules.

 
 
A través de Suzanne Lie, PhD
http://suzanneliephd.blogspot.com
Traducción al español – Shanti
http://suzannelieinspanish.blogspot.com
Si copia o re-publica este mensaje, incluya estos créditos. Muchas gracias!
 
Anuncios

Acerca de Star Seeds

Regresando a nuestros orígenes Galácticos...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s